De las zapatillas rojas a los zapatos de tacón (2da parte)

 Si allá por el mes de junio, con unos cuantos recién años cumplidos, me atrevía a editar la primera parte de este post, hoy me decido a compartir con vosotros alguna de mis reflexiones en una segunda parte, que no será la última.

 Este post se lo debéis a Sylvaine, una gran artista suiza, que me envía una imagen sugerente y su permiso de compartirla con todos vosotros y que a mí me estimula a explicaros lo siguiente:

 imagen-sylvaine

 Hace unos días me vestí expresamente de princesa (ya sabéis como la Cenicienta que va al baile del príncipe azul), lo hice para acudir a la ceremonia de un amigo muy querido que contraía matrimonio con la mujer de sus sueños. Imaginé que acudía a un enlace real y por ello me engalané cual princesa mongola (quizás por identificarme con ellas pero seguro por tropezarme con un precioso traje que procedía de allí) aunque, a diferencia de lo que hubieran hecho ellas, yo incluí en el atuendo unos finísimos zapatos de tacón de aguja que alzaban mi figura pasando de mi pigmeo tamaño de 150cm a unos atractivos 170cm de altura ¡toda una proeza, no creáis! Pues bien compartiré con vosotros la experiencia de aquél maravilloso día.

 Mi maquillaje, mi peinado, mis alhajas, mi casaca de seda negra bordada a mano, mi aroma afrodisíaco,mi…nada, nada pudo imponerse al artífice de mi éxito: mis altísimos zapatos de tacón de aguja. Casi como la modelo de la exposición de Lynch acudí al evento. Todos, hombres y mujeres, repararon en ellos y me hicieron sentir objeto de envidia y admiración.

 Acudí a la ceremonia sola y por tanto sola debía abandonarla así que por ello no creí necesario incluir en mi atuendo aquellos elementos que a las mujeres nos proporcionan todo nuestras armas de seducción y que a mi personalmente, me hacen sentir poderosa. Dejé en el cajón de la cómoda mi ligero, mi sostén de encaje, mis finas medias negras de costura, mi tanga francés. Y…no sabéis lo que los eché de menos pues…mientras intuía a los caballeros admirar mi porte y distinción, yo sufría de un grandísimo dolor de pies que me impedía andar, saltar, correr,…a mis anchas ¿es qué las princesas no pueden pasárselo bien?.

 ¿Creéis que valió la pena? Yo no lo sé pero os aseguro que la próxima vez que los calce será con toda la artillería ¿qué os parece?, jejejejejejejejejeje…

 

Para conocer a Sylvaine lo podéis hacer visitando su página http://www.sylvainevaucher.com/ o bien a través del blog UDLN http://www.enkil.org/?p=1921 en el que podéis leer una deliciosa entrevista

 

Anuncios

~ por ysfteam en 26/04/2009.

8 comentarios to “De las zapatillas rojas a los zapatos de tacón (2da parte)”

  1. Menudo fallo !!!!!, toda mujer que se precie siempre ha de ir preparada, ya que toda artillería siempre es poca y nunca se sabe lo que puede pasar, ahora bien el efecto tacón de aguja es demoledor, así que ya sabes lo que necesitan, siempre han de ir completados al máximo.

  2. ¡ Siento que si Freud me sigue de cerca voy a deber devolver zapatillas blancas sobre Castor y sangre roja sobre Pollux.
    … ternura fetichista!

  3. Piensa mi…Besos sin taco :

  4. No vayas a más bodas. Haz lo mismo pero para ir a la discoteca TANGO, TRAUMA…. …y no prescindas del “arsenal material de seducción.

    Con el mismo dinero que te has gastado para ir a la boda pues tomar algo en una terraza agradaba, cenar depués ( y muy bien ) y luego a “matar”.

    Yo ya no voy a bodas de nadie. Desde que se se convirtieron en un negocio descarao… suelo bromear con el novio cuando éste me invita “tu me invitas, yo te lo agradezco pero: me desplazas a 60 km de mi casa para la ceremonia; otros 40 km para el almuerzo; no sé con quién me van a sentar; no sé lo que voy a comer; tengo que colaborar con los amigos en regalar barbaridades que yo no puedo comprarme; quedo como un rácano si además no colaboro en la subasta de lo que sea y al final, tras gastar, entre pitos y flautas 400 euros…. …a la novia te la tiras “tú” :))

  5. jajajajaja, GRACIAS chicos por vuestros comments!
    Pe-Jota, nunca más tomo decisiones sin antes consultarle ¿cuánto me cobrarias por tenerte de asesor personal? Chin, pues no sabes lo que te pierdes, me gustó la boda de mi amigo y a pesar de mi sufrido dolor de pies conté con dos auténticos caballeros que hicieron de mi una auténtica princesa, no creo que en Tango y/o Trauma encuentre yo algo parecido pero gracias por la sugerencia, a lo mejor lo pruebo pero en ese caso prescindiré de los tacones! Sylvaine, merci x toi amitié, no sabes cómo la canción de Luz Casal “Tacones Lejanos” me acompaña en la búsqueda de mi gran amor!
    Un beso a todos

  6. Yo si soy una mujer a unos tacones pegada como bien sabes tú, mis peripecias con los zapatos dan para un libro gordo como el de Petete o similalr 😉
    Estoy de acuerdo con Chin, por cierto me ha encantado su comentario, la verdad es que el hecho de que te inviten auna boda es más un “palo” en todos los sentidos que una suerte, pero bueno, a las solteras les queda aquello que se dice de que “una boda trae otra boda” pero a las casadas sólo el dolor de pies y, claro está, el del bolsillo.

    besos nena

  7. Ahhh, por cierto!! mucho mejor este loock para el blog. Más intimista, más acabado, más bonito…
    Cuando tenga un poco de time prometo actualizar y, puede ser que hasta cambie yo algo el “soso” loock de mi blog.
    Besitos princesa por cierto, para encontrar un príncipe que sepas que primero debes perder el zapato 🙂 así que, cómprate unos baratos jajajaja que no están los tiempos para tirar nada aunque sea por un posible príncipe.
    besos

  8. Mercheeeee, gracias por los comentarios y respecto al encuentro del príncipe pues nada, que estoy en ello pero lo mío más que ir perdiendo zapatos (que va ser que no los pierdo yo por mucho príncipe que se precie) es ir repartiendo besillos a sapos coronados a ver si se convierten no sé si en príncipes (que esos están escasísimos) pero sí en interesantes caballeros de los de cota y espada, jejejejeje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: