Precioso regalo de WordPress, gracias!!!

•02/01/2013 • Dejar un comentario

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

The new Boeing 787 Dreamliner can carry about 250 passengers. This blog was viewed about 1.800 times in 2012. If it were a Dreamliner, it would take about 7 trips to carry that many people.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

Sentimientos (7-4-2003)

•07/10/2012 • Dejar un comentario

“Desde que empezó la guerra todo va mal. Lo escribo con el boli de tinta  naranja (el color destinado a los temas que debería trata desde la frivolidad) sólo lo haré para quitarle dramatismo.

Esta tarde hablaba con mi ex. Él está apático, yo no sé cómo estoy, creo que desbordada, empreñada y cabreada. Desde hace unas semanas me cogen crisis de llanto; unas ganas terribles de llorar… de rabia, de impotencia, de…

Cuando a todo el mundo le va mal la causa no puede ser otra que los astros. A veces, se les va la olla y nos hacen una mala pasada: desequilibran la armonía, crean el caos y la confusión, entre una cosa y la otra, nos desbarajustan las hormonas. Pero, esta vez la culpa la tenemos los humanos y la verdad, es que no es el mejor término para designarnos.

Cuando iba al cole tenía una asignatura que se llamaba “Historia de las Civilizaciones”, me fascinaba cuando el profe nos hablaba de Mesopotamia (entre el Eúfrates y el Tigris), no sé muy bien porqué despertaba en mi tal emoción. Quizás fuera porque allí emergieron las primeras sociedades ¿civilizadas?, quizás porque, en ese tiempo, yo estuviera por allí. Siempre imaginé esa tierra como el Edén, un gran oasis de tierra fina y suave, donde el cielo era de un azul resplandeciente, el aire olía a pureza y el verde de los árboles salpicaba el paisaje aportando un tono de frescor y un carácter de picardía.

Aquella Mesopotamia hoy tiene otro nombre, Iraq y es una tierra rica y fértil. Rica en petróleo, fértil en años de historia. Hoy Iraq es una tierra golpeada, crateada por incesantes proyectiles de los que no quiero saber sus nombres. Mi aire fresco se ha vuelto enrarecido.  Mi cielo azul está lleno de cenizas.

El Edén es ahora un Infierno. A los Astros les hemos hecho una mala jugada. Han perdido el norte. Ya no pueden ver el Paraíso. Ahora están confusos y desorientados y vagan por el Universo sin entender a los humanos. A nosotros, en cambio, parece que estamos focalizados en combatir el “imperio del mal” y sólo nos van las cosas mal.

Cerraré los ojos, contendré mi dolor y desearé con todas mis fuerzas un mundo mejor. Un mundo en el que la ambición sea darle la mano a quién tengas al lado sin importante ni su raza, ni su religión. Un mundo en el que las armas pertenezcan al pasado y que sirvan para recordarnos lo que nunca más ha de suceder. Un mundo, en el que los líderes sean gente experta: en sentimientos, en tolerancia, en recursos, en bondad… Un mundo en el que el petróleo sea sólo eso, petróleo y nada más.”

Kit para un diario personal

(C) 2003, Yolanda Salvatierra – fragmento del diario personal manuscrito “El retorno de Ulises y Helena” (pag. 93-95)

“Kashy y sus susurros mágicos” (un cuento para padres)

•30/09/2012 • 2 comentarios

ImagenEn aquel verano del 2012, la canícula producía curiosos espejismos.  Manolo, el mecánico, creyó ver en uno de los coches averiados, cuatro hipopótamos.   A Luisa, la peluquera, las largas cabelleras que alisaba se le convertían en retorcidos recogidos que apuntaban al cielo. Para Antonio, el maestro, sus alumnos se encogían hasta desaparecer.  Por eso, cuando Magda salió megacargada del hipermercado, no le sorprendió lo que veían sus ojos: un parking desierto en el que su todoterreno servía de apoyo  a una jovencita con alas verdes.  Ya desaparecerá, pensó.  Pero…

 

–Hola, Magda ¿sabes por qué las hadas y las mariposas somos primas hermanas?

–Ei, ¿quién eres, qué haces aquí, cómo sabes mi nombre?

–Ja, ja, ja… ¡Cuántas preguntas!  Digamos que las hadas solemos saber ciertas cosas.

Magda sacudió la cabeza con la esperanza que el espejismo se esfumara pero nada cambió.

–Vuelo y vuelo allí dónde un papá o una mamá me necesita, a eso me dedico.  Y creo que tú precisas de mis servicios.

–¿Eres como el hada madrina de los cuentos?

–Ja, ja, ja… Me llamo Kashy y digamos que de alguna manera puedo hacer realidad tus deseos.

–Ah sí, entonces ¿qué puedes hacer por mí?

–Eso depende de a  lo que estés dispuesta.  Mi magia consiste en volverme transparente y susurrarte al oído los secretos que se esconden en los comportamientos de tus hijos.

–¿Sabes por qué Jan se empeña en no guardar sus juguetes?  Y, ¿por qué María se pone malísima cuando tiene un examen hasta el punto de no ir al cole?  Me sacan de quicio.

–Más que saberlo, te puedo ayudar a descubrirlo.  Cada niño tiene sus razones, tus hijos tendrán las suyas y nadie mejor que sus papás para saberlas.

–¿Qué hacemos entonces?

–Es fácil, déjame que te acompañe y que disfrutemos de la experiencia.

–¡Pues vamos allá!  Ya verás, con lo tarde que se ha hecho y la cena sin hacer… ¡lo que nos vamos a encontrar!  María está cuidando de Jan porque mi marido está toda la semana de viaje, seguro que a estas horas están los dos peleándose.

Ya era de noche cuando Magda y Kashy se subieron al coche para ir a casa. Una brisa refrescó el ambiente mientras Kashy iba perdiendo su color para convertirse en una tenue luz dorada.

–Mamá, mamá… por fin estás aquí –vociferaba María desde la puerta del garaje–.  Jan no me hace caso, tiene la habitación hecha una pocilga.

–¡Bienvenida a la batalla de mi hogar!

–Noooo, ¡vamos a divertirnos! –dijo Kashy.

–Mamá, ¿qué te pasa?  Pareces diferente –le dijo María al pasar por su lado.

–¿Qué?

–Es mi luz –susurró Kashy a Magda–. Vamos a ver a Jan.

Antes de entrar en la habitación Kashy volvió a susurrarle a Magda que estaba prohibido enfadarse, que sólo observara la reacción de Jan.  Pero Jan estaba tan entusiasmado con sus juguetes que ni se enteró quien acababa de llegar. Kashy que se dio cuenta de la situación, emitió un leve quejido que alteró a Jan.

–Mamiiiii, ¡has vuelto! –gritó Jan abrazándose a las piernas de Magda–. ¡Vamos a cenar!

­­Antes de que Magda pudiera responder a su hijo, Kashy le ayudó a reflexionar sobre lo más importante de ese momento.

–Claro Jan, vamos a ver que ha traído mamá del super para cenar –respondió a su hijo con una gran sonrisa–.  Y antes de ir a dormir recogeremos los juguetes juntos.  ¿Qué te parece?

A Jan pareció gustarle. Al menos, se había librado de recoger los juguetes. Hacerlo después con mamá era una buena idea, hasta podría ser divertido.

Kashy susurró y susurró a Magda un día tras otro.

–Dime Kashy, ¿por qué me siento tan feliz? –preguntó una mañana Magda.

–Porque ya no gritas, ni te pones nerviosa.  Ahora te sientes más segura de tus criterios y eres más consciente de tus reacciones.  Comprendes los comportamientos de Jan y de María y te es más fácil ayudarles.

–¡Tienes razón Kashy!  Y sobre todo, puedo escuchar sus emociones sin confundirlas con las mías. Ahora es realmente apasionante la aventura de ser mamá y además tengo muchas ganas de que llegue su papá para explicárselo todo.

Entonces Kashy comprendió que era el momento de despedirse y poco a poco recobró su estado original.  Ya estaba lista para marchar pero, aún faltaba una cosa por hacer: un último susurro, esta vez en forma de hilo dorado que crecía y crecía hasta formar unas preciosas alas verdes.  Los ojos de Magda se iluminaron expectantes.

-Aquí tienes tus alas princesa, para que tus peques vean en ti a su GranHada.

Y dicho esto, Kashy emprendió un nuevo viaje para seguir volando. Volando hacia otro destino.

-FIN-

 

© 2012, Yolanda Salvatierra de KASH-LUMN Family Care para MamaLibro

yolandasalvatierra@kash-lumn.com

De huerto O”K”UPA a jardin “K”OMUNAL

•27/11/2011 • 2 comentarios

Este es el título que pacté con Alfonso Colodrón para daros a conocer su proyecto.

Empezaré con las imágenes:

¿Os han gustado? A mi me entusiasman y no solo porque en ellas se vea la creación de mi amigo y “fuente de inspiración” (como también hemos pactado que le llame pero que en realidad quiere decir “mi maestro”) sino porque detrás de estas imágenes hay años de trabajo, tesón, ilusión y sobretodo “bienhacer” (imprescindible, según mi opinión, en los tiempos que corren).

 

 Alfonso Colodrón es terapeuta transpersonal (no os voy a explicar lo que és porque él lo explica mejor que yo en su página web http://www.alfonsocolodron.net/ ) y fruto de su trabajo surge este proyecto. En lo que era un descuidado trozo de tierra del ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, Alfonso, plantación de árbol tras árbol, ha creado un hermoso jardín.

 

 Ejemplos como el suyo forman parte de la contribución que como humanos podemos hacer a la sociedad y como ciudadanos a nuestra comunidad. Y así, transformar un descampado en un huerto oKupa y éste, en un jardín Komunal, haciendo que algo que no era de nadie, sea un regalo para todos. Gracias Alfonso por tu ejemplo, por avivar mis ilusiones y por poner la primera piedra en los cimientos de mi, no sé si inalcanzable, sueño: era yo la que tenía que plantar mi primer olivo en tu jardín, ahora eres tú quien lo planta en mi ¿? De momento será en la galería de la casa donde vivo, contribuyendo así a que la sienta menos casa y más mi hogar y alegrando estas fiestas navideñas que van a ser duras para mi y mi familia. Un beso desde el corazón.

 

© YsfTeam 2011

 

Los cuatro elementos

•17/04/2010 • 4 comentarios

Disfruta con los 10 minutos de sabiduría que te ofrece este vídeo editado por Kunturtv, a mi me ha inspirado para, después de mucho tiempo, volver a publicar en mi blog. Espero que os guste y que paseis un buen rato además de ser un poco más consciente de la maravilla de los cuatro elementos que velan por nosotros ¿a qué esperamos para agradecerselo?

El psicoanálisis del arte y el arte de los artistas anónimos

•22/05/2009 • 8 comentarios

En el penúltimo tramo de la Rambla de Barcelona, casi antes de llegar al mar pero dónde ya se huele a sal, los artistas anónimos realizan sus obras, principalmente, para los turistas. En el segundo puesto empezando por la izquierda un artista oriental regala su arte, y digo regala porque por 5€ convierte cualquier nombre en una pieza única.

Sólo tenía que dedicarle unos minutos, un auténtico regalo extra, para que mi artista anónimo insuflara a YSFTEAM vida y a mí me proporcionara unos momentos de goce y placer. El artista anónimo, que sólo firmó su obra porque yo se lo pedí – un artista siempre ha de firmar su obra – le dije mientras él me esbozaba una sonrisa de agradecimiento, el artista anónimo cogió la cartulina y con un trazo preciso y certero comenzó a dibujar una por una las letras que yo antes había escrito en un papel.

Mientras él trabajaba sin levantar la vista de la cartulina yo observaba con deleite lo que de sus dedos surgía: para la Y un precioso colibrí azul aterrizando en un matorral; para la S una hermosa ave engalanada y juguetona; cuando llego a la F, me dejó expectante, pues trazó un tronco en el que apoyó a un cantor ruiseñor ¿se estará equivocando de letra? pero no, la cola de un pequeño pajarillo dándonos la espalda acabó con mi incertidumbre; iniciaba la letra clave para mí, la T y cuál fue mi sorpresa cuando eligió uno de mis colores favoritos y volvió a repetir al precioso colibrí (¿sabía que esa T junto a la Y son los ejes principales de este nombre?), aquí no aterriza en un matorral sino que, con un elegante gesto, se apoya en la estaca que inicia, anuncia la segunda parte otorgándole todo el significado a las tres letras restantes; la E, dos arco iris encadenados emanando de un sol naciente y coronado por otra cola desplegada de otro pequeño pajarillo; para la A comenzó de nuevo por un tronco pero esta vez, en mí, más que incertidumbre hubo sorpresa ¿eligió un loro por aquello que la A es la primera de las vocales con la que empezamos a hablar?; finalmente quedaba la M y ya veis después de todo el bosque de aves no quedaba más que dibujar al dragón, señor de la China y uno de los dueños de mis fantasías. El resultado es genial:

Ysfteam por un artista anónimo

Ysfteam por un artista anónimo

¿no os parece?

Cuando mi artista anónimo finalizó su obra me la mostró para mi aprobación, la emoción que sentí era casi infinita y los 5€ que le alargué me parecieron casi un insulto. Me llevaba una CREACIÓN EN ESTADO PURO. Gracias por tu obra – acerté a decir – ¡me traerá suerte!. Y nos despedimos con una sonrisa.

Mientras subía de nuevo por la Rambla con mi nuevo YSFTEAM en la mano sentía que ése iba a ser mi hilo rojo, para los orientales símbolo de unión, amor, amistad y fortuna. Gracias artista anónimo, gracias por tu arte, gracias por tu generosidad.

De las zapatillas rojas a los zapatos de tacón (2da parte)

•26/04/2009 • 8 comentarios

 Si allá por el mes de junio, con unos cuantos recién años cumplidos, me atrevía a editar la primera parte de este post, hoy me decido a compartir con vosotros alguna de mis reflexiones en una segunda parte, que no será la última.

 Este post se lo debéis a Sylvaine, una gran artista suiza, que me envía una imagen sugerente y su permiso de compartirla con todos vosotros y que a mí me estimula a explicaros lo siguiente:

 imagen-sylvaine

 Hace unos días me vestí expresamente de princesa (ya sabéis como la Cenicienta que va al baile del príncipe azul), lo hice para acudir a la ceremonia de un amigo muy querido que contraía matrimonio con la mujer de sus sueños. Imaginé que acudía a un enlace real y por ello me engalané cual princesa mongola (quizás por identificarme con ellas pero seguro por tropezarme con un precioso traje que procedía de allí) aunque, a diferencia de lo que hubieran hecho ellas, yo incluí en el atuendo unos finísimos zapatos de tacón de aguja que alzaban mi figura pasando de mi pigmeo tamaño de 150cm a unos atractivos 170cm de altura ¡toda una proeza, no creáis! Pues bien compartiré con vosotros la experiencia de aquél maravilloso día.

 Mi maquillaje, mi peinado, mis alhajas, mi casaca de seda negra bordada a mano, mi aroma afrodisíaco,mi…nada, nada pudo imponerse al artífice de mi éxito: mis altísimos zapatos de tacón de aguja. Casi como la modelo de la exposición de Lynch acudí al evento. Todos, hombres y mujeres, repararon en ellos y me hicieron sentir objeto de envidia y admiración.

 Acudí a la ceremonia sola y por tanto sola debía abandonarla así que por ello no creí necesario incluir en mi atuendo aquellos elementos que a las mujeres nos proporcionan todo nuestras armas de seducción y que a mi personalmente, me hacen sentir poderosa. Dejé en el cajón de la cómoda mi ligero, mi sostén de encaje, mis finas medias negras de costura, mi tanga francés. Y…no sabéis lo que los eché de menos pues…mientras intuía a los caballeros admirar mi porte y distinción, yo sufría de un grandísimo dolor de pies que me impedía andar, saltar, correr,…a mis anchas ¿es qué las princesas no pueden pasárselo bien?.

 ¿Creéis que valió la pena? Yo no lo sé pero os aseguro que la próxima vez que los calce será con toda la artillería ¿qué os parece?, jejejejejejejejejeje…

 

Para conocer a Sylvaine lo podéis hacer visitando su página http://www.sylvainevaucher.com/ o bien a través del blog UDLN http://www.enkil.org/?p=1921 en el que podéis leer una deliciosa entrevista